info@mejoreto.com | Móvil: 675138547

Sé Puntual

5
(2)

Introducción 

Ponte en situación: Viernes por la noche, plan con tus amig@s, quedáis a las 21:30. Unos llegan 5 minutos antes por si a caso, otros aún no han salido ni siquiera de casa. Son las 21:45 y solo están la mitad
 
¿Con quien te identificas más? ¿Con los que esperan o con los que hacen esperar?
En mi caso yo he sido siempre de los segundos y en este reto te quiero desvelar mi experiencia con la puntualidad, con quien nunca hemos sido muy amigos.
 
Si estás leyendo esto y te consideras una persona puntual, te recomiendo que sigas leyendo puesto que encontrarás mensajes interesantes para ti sobre como tratar con impuntuales.
 
Hace falta que entiendas los porqués, así como los beneficios de ser impuntual para saber por que sigue ocurriendo tanto1, y qué puedes hacer para evitarlo.
 

¿POR QUÉ?

Sabes perfectamente que ser impuntual es de mala educación, una falta de respeto y puede llegar a salirte muy caro. Lo sabes porque hay situaciones en las que nunca llegas tarde2:
    • Tienes la entrevista de trabajo más importante hasta la fecha
    • Es tu primer día de trabajo
    • Tu y tu pareja habéis quedado para comer con sus padres por primera vez
    • Coges un vuelo transoceánico para irte de vacaciones a tu destino soñado
Sin embargo, y a pesar de saberlo, seguimos llegando tarde en muchas otras ocasiones. Después de investigar un poco, veo varias razones por las que esto ocurre:
    • Factor cultural, la importancia que se le da al tiempo,
    • Desorden, clásico momento de no encuentro las llaves o el móvil.
    • Exceso de compromisos por mala organización del tiempo
    • Valor del tiempo de los demás con respecto al propio
    • No querer llegar antes de tiempo, 
    • Tranquilidad
    • Hábitos de las personas con las que tengamos que encontrarnos
    • Confianza con las personas con las que tengamos que encontrarnos
    • Falta de interés o pereza.
Sorprendentemente y tal y como indica Patricia Ramírez en este vídeo, la provocación o incluso la baja autoestima podrían ser razones para no llegar puntuales.
 
Son precisamente aquellas personas que más fácil lo tienen para llegar al punto de encuentro, las que más tarde llegan. Los que tienen moto, como por ejemplo yo, solemos ser los que más apuramos, ya que calculamos el tiempo que se tarda en llegar y se lo restamos a la hora de encuentro para saber cuanto tenemos que salir de casa, lo que incluso muchas veces significa, dejar de hacer lo que estás haciendo. Eso se traduce en retraso. Y a los que viven justo al lado del lugar de encuentro, les pasa exactamente de lo mismo.3.
 
El móvil y las redes sociales como WhatsApp son algunos de los grandes aliados de la impuntualidad e incluso de la cancelación de una cita. Al estar al alcance de tu mano, siempre estás a tiempo de avisar a los demás de tu retraso o de tu ausencia.  
 

Objetivo

El objetivo de este reto es doble:
  1. Ganar conciencia sobre los efectos de la impuntualidad
  2. Conocer cuáles son las ventajas desconocidas de la puntualidad. 
Debes conseguir que esto deje de ser una preocupación o una etiqueta con la que debas cargar. Ser puntual es gratis y si bien no se valora cuando se tiene, se echa mucho de menos cuando no. 
 
Para la persona puntual, llegar a la hora es una filosofía de vida, pues estructura todo lo que hacen alrededor del objetivo de la puntualidad. 
 

¿Cómo te beneficias?

Cuando he sido puntual, gran parte de las veces me he visto recompensado por:
  • Poder empezar la visita antes de la hora (médico, dentista, especialmente si es a primera hora)
  • Conversaciones triviales pero divertidas con recepcionistas de oficinas
  • Tiempo extra para acabar de preparar cualquier cosa que necesito
  • Tranquilidad de saber que llego en hora o incluso antes.
A nivel de valores personales, demuestras ser una persona ordenada, disciplinada y responsable. ¿A quién no le gusta que le vean así?
 

¿Qué riesgo hay en caso de no hacerlo (o de hacerlo en exceso)?

 Fito y Fitipaldis dice que por la boca muere el pez y eso mismo ocurre con la impuntualidad. Existen varios efectos adversos en llegar tarde como hábito, de los cuales destaco:

PÉRDIDA DE AUTORIDAD

Si tu no tienes la puntualidad como un hábito, no se lo puedes pedir a los demás, por lo que cuando te pagan con tu misma moneda, debes aceptarlo y tragar con ello. 
 
En mi caso, me ocurrió con una compañera recién contratada en mi antigua empresa. Durante las primeras reuniones que tuvimos, yo me permití el lujo de llegar tarde o de retardar continuamente la hora de inicio porque “estaba a tope de trabajo” (¡qué novedad!). En ese momento, uno no es consciente del mensaje que está enviando a la otra persona. De algún modo, yo le estaba dando pie a que ella hiciera lo mismo, igual no de forma intencionada, pero si inconscientemente. Y lo que acaba ocurriendo es que nadie se acaba creyendo las horas de inicio de las reuniones. 
 
Hubo un día que llegó unos 20 minutos tarde (por suerte íbamos con tiempo) y aunque me hubiera gustado dejarle claro que eso era inaceptable, como es lógico, no lo pude hacer. No sería coherente por mi parte y no sería justo, por mucha autoridad que yo tuviera sobre ella como jefe. Eso no significa que lo pasas por alto, pero si que lo afrontas con mucha más delicadeza y con algunos rodeos, lo que te acaba restando mucha energía a la larga.

Lo que ocurre es que cuando vamos tarde, solamente vemos las consecuencias en el corto plazo y somos incapaces de ver más allá.

PÉRDIDA DE TIEMPO

Cuando vas tarde a un sitio, parece como si todo girara en tu contra: te acuerdas de que te has dejado algo, se te escapa el bus, coges todos los semáforos en rojo… La impuntualidad llama a la impuntualidad, es como un círculo vicioso en el que una vez estás metido, resulta difícil salir.

En el mundo laboral, los efectos negativos de la impuntualidad son aún mayores, porque puede llegar a provocar que una reunión no se celebre, lo que puede desembocar en 2 cosas:

  1. Que se decida que esa reunión no es tan importante, lo cual es un problema, ya que de no ser por la impuntualidad sí que se hubiese celebrado y hubiese sido una pérdida de tiempo igual. En este caso, la impuntualidad o el retraso de alguien nos ha servido para poner en perspectiva el valor de una reunión
  2. Que se tenga que reagendar en otro momento, lo cual puede ser misión imposible si hace falta cuadrar las agendas de diferentes personas.
Todo esto puede llegar a generar ansiedad y estrés en los implicados.
 

Mala reputación

La reputación es la opinión que los demás tienen sobre ti con respecto a algo. Solamente necesitas llegar un par de veces tarde con la misma persona o el mismo grupo de personas y te has ganado la etiqueta de impuntual, lo que va a resultar muy difícil de quitar y solamente a base de esfuerzo y constancia puedes llegar a conseguir. 

Ten en cuenta, que llegar tarde puede ser como empezar un partido perdiendo, el esfuerzo que necesitas para “remontar” es mayor.

Otros (dinero, oportunidades…)

Adicionalmente, siendo impuntual puedes perder dinero, en caso que pierdas un tren o un vuelo, puedes perder oportunidades a nivel laboral, ya sea una entrevista de trabajo o una reunión con un cliente y hasta puedes contagiar negativamente tu mal hábito a aquellos que no son lo suficientemente fuertes en su hábito de llegar a la hora.

Mi recomendación (y la de los expertos) 

En este reto encontrarás recomendaciones de 2 tipos: para impuntuales en como mejorar su gestión del tiempo y para puntuales en como mejorar su reacción a las impuntualidades de otros.
 

Para Impuntuales

    • Usa reloj y alarmas para avisarte del momento en que tienes que dejar de hacer lo que estás haciendo para prepararte para salir de donde estes.
Cualquier alarma que tengas por casa, en el móvil o en el ordenador puede servir.
    • Calcula el tiempo que tardas en hacer las cosas y así podrás saber cuanto tiempo te va a llevar hacer algo en concreto.
En mi caso utilizo Toggl, una plataforma para medir el tiempo que le dedicas a tus tareas y que empecé a utilizar en mi antigua empresa.
    • Cuida tu agenda y no la cargues en exceso.

La falta de realismo a la hora de planificar provoca la mayor parte de retrasos en nuestro día a día.

    • Deja un margen de tiempo entre tareas, reuniones y cosas que hacer para poder llegar bien a todo, de esta forma si te retrasas serás capaz de llegar a tiempo a lo siguiente que tengas que hacer.
Dejando unos 15 minutos en el caso de reuniones debería ser suficiente.
    • Ponte una hora límite para finalizar lo que estés haciendo y deja de hacerlo.
Buscamos encontrar la disciplina con el tiempo, por lo tanto debes priorizar el llegar a la hora siempre.
    • Planificar llegar unos minutos antes, de esta forma tendrás algo de margen de maniobra en caso que hubiera cualquier imprevisto.
Un truco que puede llegar a servir a algunos es adelantar los relojes unos minutos4 y así planificarte el tiempo como si fueras por delante en el tiempo con respecto a los demás5.
    • Déjalo todo preparado antes, de esta forma no tendrás que prepararlo cuando te quede poco tiempo.
Si quieres ir al gimnasio por la mañana y no dispones de mucho tiempo, lo mejor que puedes hacer es dejarte la bolsa preparada con todo lo que necesitas. De esta forma, ganas tiempo por la mañana y no gastas energía pensando en si vas o no vas.
    • Haz una lista de las actividades que tienes que hacer antes de salir de casa o del trabajo y ponla en un sitio donde la puedas ver.

Con esta lista como referencia, serás capaz de saber qué cosas y qué tiempo te llevará hacerlas, así sabrás el tiempo que necesitas.

    • Aprende a decir que NO, ya que a menudo la sobrecarga de tareas o planes provoca que no lleguemos a todo.
Una recomendación puede ser que antes de contestar que sí o no a alguna propuesta, primero revises tu “ancho de banda” y confirmes con tu agenda si tienes capacidad para ello. Importante, ser realista.
 

Si a pesar de saber y aplicar todo esto, se da una situación en la que vayas a llegar tarde, es imprescindible avisar a los demás.

Para Puntuales

En el caso que seas una persona obsesionada con la puntualidad, hay varias formas de aprender a convivir con aquellos que no:
    • Lleva siempre un libro contigo o algo productivo para hacer.

Cuando tienes forma de ocupar el tiempo que pasas esperando, ya sea leyendo, planificando, aprovechando para poner al día tus mensajes o incluso haciendo una llamada, el tiempo que estés esperando no se te hará tan duro.

    •  Transmite con total sinceridad aquello que no te gusta.

A las personas que siempre llegan tarde no hay que reforzarlas con bromas ni cachondeos, porque sino, el mensaje que reciben es el de “no pasa nada, está todo bien a pesar de mi retraso”.  No refuerces nunca a un impuntual o ignores su retraso. De esta forma incentivas a que vuelvan a hacerlo. Si consigues que deban afrontar su error y asuman su responsabilidad, es más probable que decidan tomar acción.

En mi caso, fue gracias a mi fisioterapeuta que conseguí mejorar mi puntualidad, entre otros. Ella probablemente no lo sepa, pero el hecho que fuera rígida y estricta conmigo ante mis olvidos y retrasos me hizo sentir responsable de hacerle perder su tiempo, algo que no podía soportar. Ella siempre me insistió muchísimo en la puntualidad y eso provocó que no solamente fuera puntual ahí sino en el resto de áreas de mi vida.

    • Sé realista con el tiempo que necesitas para cada tarea.

Al igual que esto es útil para el impuntual, también lo puede ser para el puntual. Si no eres realista con tu capacidad para hacer una tarea y debas dejarla antes de finalizarla porque debes ser puntual, te irás frustrado y decepcionado contigo mismo. Si en cambio, reconoces que es lo que puedes hacer con ese tiempo, ese sentimiento empezará a desaparecer.

    • Casos extremos: No esperes a la persona que llega tarde.

¿Verdad que si estás esperando un vuelo para ir a una reunión de trabajo con un compañero y este llega tarde, como de costumbre, no lo esperas? Obviamente, el coste de que 2 personas pierdan el vuelo es mayor que el que lo pierda 1 y entre que no se presente nadie a la reunión a que se presente como mínimo 1 persona, está claro que es mejor.

En un campeonato de baloncesto en Minsk, estábamos en el autocar esperando a que un par de árbitros llegaran, iban tarde. El delegado técnico, Lubo Kotleba, eminencia del baloncesto FIBA dijo lo siguiente en inglés:

“El dinero hace a la gente puntual” mientras nos explicaba un ejemplo con el equipo nacional de Túnez en el año 2005 cuando 2 jugadores impuntuales, llegaron tarde a la hora de recogida. El bus se fue sin ellos y se quedaron en el hotel, por lo que tuvieron que buscarse la vida y pagar 100$ de sus bolsillos para coger un taxi y llegar al pabellón.

Resumiendo, si el impuntual ve que nadie le espera, se sentirá mal y poco importante, por lo que seguro que la próxima vez se lo piensa dos veces. Y si no lo hace, seguirá perdiéndose las partes iniciales de los planes. 

¿Qué necesitas?

  • El reloj te permitirá saber en que hora estás y cuanto falta para la hora de encuentro.
  • Agenda
  • Si te tienes que desplazar de un lugar a otro, Google Maps es el mejor chivato para el tiempo que se tarda de un punto a otro. Vayas andando, en bici o en coche, te dice el tiempo aproximado que vas a tardar, hasta puedes programarlo para que te avise. 
  • Una buena organización del trabajo que estás haciendo y que quieres terminar antes de la hora de salida te permitirá ir con el tiempo necesario para llegar.

EL PROTAGONISTA ERES TU

Experiméntalo tu mismo…
  • Fíjate en cuanta gente se disculpa por llegar tarde
  • Fíjate en cuanta gente utiliza alguna excusa de cualquier tipo:
    • Transporte
    • Gente inocente
    • Casualidades de la vida
    • Situaciones sin sentido
    • Culpamos al puntual
  • Fíjate en como te sientes cuando estás llegando tarde:
    • ¿Qué haces?
    • ¿Qué piensas?
    • ¿En qué te concentras?
  • Fíjate en qué ocurre cuando has llegado tarde:
    • ¿Qué piensas?
    • ¿Qué hacen o dicen los demás?

¿QUÉ PIENSAS? ¿CON GANAS DE PONERLO EN PRÁCTICA? ES HORA DE...

Pasar A La Acción

Hazlo cada día durante una semana, ¡no te lo pienses más, mañana empiezas!

  1. Comparte el post en tus redes sociales etiquetando a @tumejoreto y con el hashtag #mejoreto.
  2. Haz una story / un post aceptando el reto y diciendo: ¡VOY A CONVERTIRME EN UNA PERSONA  PUNTUAL!
  3. Reta a 1, 2 ó 3 amig@s etiquetándoles para que lo hagan contigo

¿Sabías que…?

    • está recogido en el Estatuto de los Trabajadores como incumplimiento de contrato las faltas injustificadas y repetidas de asistencia o puntualidad en el trabajo (Art. 54)?

El punto 2 del Art. 54 dice así: “Se considerarán incumplimientos contractuales: a) Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo (…)”

    • cambia mucho el valor que le damos al tiempo cuando somos clientes o somos proveedores?

Me he encontrado en ambos lados y me doy cuenta que el tiempo pasa muy rápido cuando haces esperar a un proveedor pero pasa lentísimo cuando un cliente te hace esperar a ti. El tiempo máximo que me han hecho esperar para una reunión fueron 60 minutos.

    • según un estudio científico la percepción de 1 minuto para el puntual es de menos de 58 segundos y para el impuntual de 77?
Los impuntuales subestiman el tiempo y sobreestiman lo que pueden hacer en ese tiempo.
    • en Estados Unidos, en el norte de Europa y en Japón dan una importancia capital a la puntualidad?
De hecho en Japón, la empresa West Japan Railways tuvo que emitir una nota oficial de disculpa debido a que uno de sus trenes salió 25 segundo antes del horario previsto.
    • la gente optimista tiende a ser más impuntual?
Esto es debido a sus pensamientos positivos con respecto a lo que son capaces de conseguir con una cantidad determinada de tiempo.
 

Referencias

¿Te ha parecido útil?

Haz click en una de las estrellas para valorarlo

Puntuación Media 5 / 5. Puntuación 2

Como esta página te pareció útil...

¿Por qué no me sigues también en las redes sociales?

Notas

  1. Especialmente en España.
  2. Si lo hicieras, puede que seas un impuntual crónico
  3. Esto es una generalización, no todo el mundo que tiene moto o vive al lado del punto de encuentro llega tarde, aunque suele pasar
  4. Los que suelas retrasarte
  5. En el momento en que eres plenamente consciente de este adelanto en los relojes y ya no haces caso a la hora que marca, deja de funcionar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.